A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Pepe en Australia – 1. Dios aprieta pero… ¿ahoga?

inmigración poster Hoy escribo sobre alguien especial. He de introducirlo con detenimiento. Con cuidado tambien, porque he de describirle lo bastante como para que vosotros podais identificaros con él (o al menos simpatizar con su experiencia) pero al mismo tiempo no revelar detalles de su vida personal que fuesen irrelevantes para el resto. Este no es el Pepe imaginario de mis videos, este es un ser humano real. Su aventura no es ficcional, lo que se cuenta aquí es su vida.

Alguno lo sabe: todo empezo para mi con mi serie de videos: “Vente p’Australia Pepe”. Ese ha sido el punto de encuentro conmigo para algunos de vosotros. Esa serie de videos dió paso a este blog; y los videos y blogs comenzaron a influenciar a otros…

Como a Pepe, granadino de 41 años (tal vez ya 42) que allá por junio del año pasado en su primer email personal a mi me escribía: “Tu web en cuanto a información laboral y estadística, es de puta madre. Llevo meses recopilando información sobre Australia (más o menos desde octubre del año pasado, cuando ya mi trabajo en España empezaba a flojear) y si hay algo de verdad que me ha decidido HOY a tirar pallá, es el ofrecimiento primero que me ha hecho un gaditano, Manolo, que vive en Sydney y ahora, tarde noche en España, tus vídeos de youtube y la información que ofreces en tu web”

Durante la segunda mitad del año pasado, Pepe me fué desglosando en más de una veintena de mensajes personales su vida, expectativas e intenciones

“Las cuentas que tenía eran, pues, irme de turista y allí, a base de matricularme en cursillicos de inglés y demás, y tirar como pudiese trabajando a media jornada (ya lo sabrás, máximo 20 horas), y con el tiempo y una caña, aprender bien inglés, prosperar un poquito y que alguien, alguna empresa me echara un cable en el sponsor.”

“Estudié Derecho, hasta tercero. No lo terminé. Me metí a trabajar durante 13 años como Administrativo y programador de bases de datos en una empresa de Granada capital (la informática me encanta). La cosa no iba muy allá, y me saqué el carnet oficial de gruista de la construcción (operator crane tower), de grúa torre, vamos, la que ponen para hacer edificios”

“Mi nivel de inglés es básico. Leyéndolo me entero de un montón, pero hablarlo… He estudiado este tiempo mucho vocabulario, eso sí, aunque me falta todavía por aprender bastante más.”

inmigrantes Poco a poco, Pepe comienza a informarse e ir tomando decisiones:

“Al parecer sí es factible eso de meterme allí con visa turista y luego canjearla por una de estudiante. Aki podría hacerlo a través de algunas agencias de cursillos de inglés que pululan por Barcelona y Madrid y con las que he contactado por internet. Pero te piden un pastó, pues tienes q contratar con ellos todo, alojamiento, curso, todo.”

Pepe continúa haciendo sus deberes e investigaciones y me expresa sus preocupaciones sobre el coste de la vida en una ciudad como Sydney y la dificultad que va a encontrar para convalidar sus carnets de transportista y gruista con su nivel de inglés. Finalmente, hacia finales de septiembre, Pepe me informa de que ya tiene billete comprado: “Hola amigo, si las cosas marchan mas o menos bien, estaré por allí el día 5 de noviembre…” Como una predicción apunta en la posdata de este mismo email: “[He estado adquiriendo conocimientos con la infinidad de libros de inglés que me preparao, pero me dice Manolo el gaditano de Sidney que me va a servir de poco, pues esos tíos australiano hablan un inglés más raro que un carnaval]” (Me parece recordar que tras este comentario o uno similar referente al idioma le solté una charla respecto al handicap muchas veces infranqueable que supone pensar que los demas son los “raros” porque hablen como hablen; y sobre lo que suponía para nuestras posibilidades y bienestar el potencialmente aislarnos con ese tipo de pensamientos cuando todo nuestro esfuerzo ha de estar enfocado a integrarnos, y cuando el éxito o fracaso de un acto de comunicación no depende en si tanto del lenguaje como de nuestra propia actitud).

A la espera de su viaje, Pepe sigue contándome sobre otros casos de gente de las que comienza a saber que ya tiraron hacia Australia y de lo difícil que parece que va a ser encontrar un sponsor. Sigue centrado en torno a su idea de matricularse en algun curso de inglés para poder trabajar legalmente mientras mejora su nivel. Comparte conmigo información que va consiguiendo: “(Con el visado de estudiante) Oficialmente solo puedes trabajar 20 horas a la semana e ilimitadas horas durante las vacaciones, pero sí existen sitios tipo construccion y restaurantes en los que pagan en efectivo y la gente hace (ilegalmente) mas horas. Sueldos en dolares australianos:
Un pintor gana entre $20-25 la hora. En la construccion pagan entre $18-25 la hora. Acomodación: Un piso compartido, habitacion individual unos $200 a la semana.
Habitacion compartida, unos $150 a la semana.”

object Y por fin comienza la auténtica aventura, el 9 de noviembre, Pepe me escribe:

“Este es mi cuarto día en Australia. Qué razón tienes en lo de la
luz… Más brillante y con más claridad que aki, imposible.

Desde que llegué me harte de mandar emails buscando trabajo. Ayer
conseguí… pero pollas. En Dubbo necesitaban tractoristas… pero con
visa. Y como allí no hay forma de asistir a ninguna clase ni curso con
la que extender la visa, me toco los lielos.

Ayer tarde fui a ver a la tal **** que vende cursos en Sydney. Me ha
propuesto meterme en uno de inglés, ya sabes 3000 dólares por tres
meses. Y ya con eso y con la tarjeta blanca (100 dólares más), podría
meterme a trabajar de peón en la obra. Eso dice ****. Yo llevaba otras
cuentas: sacarme el carnet de torillo (forklift) y a partir de ahí
buscar por los polígonos industriales de Sydney, o en el puerto, o qué
se yo. Manolo dice que eso no lo pagan mal, tal vez entre 20 y 25
dolares la hora.

Total, que al parecer por lo que yo estoy viendo, o tienes visa o no
te comes una …. el trabajo de ilegal ni flores, salvo qué se yo, que
me vaya a Melbourne o a Perth o a (tomar por culo).

Parece que una buena salida para más adelante sería meterme de
taxista. Tengo el BTP español (el carnet europeo para conducir
ambulancias, coches de policía y taxis en Europa). Pero hasta que no
lleve viviendo aki 6 meses ininterrumpidos, no me canjean mi carnet
español por uno australiano.

Otra cosa que he sabido por **** es que sería posible convalidar mi
carnet de gruista español por el australiano, previo pase de un breve
examen o prueba, que además dice, me costaría muy poco…

Por otra parte, he buscado por internet trabajo de operator / driver
crane tower, y no hay ná. Me extraña un montón, porque parece que la
construcción aki está en auge. En cambio para llevar grúas móviles, de
12, 20 ó 40 toneladas sí que hay, pero tampoco es que lo paguen
excesivamente bien para la responsabilidad que eso tiene (en cualquier
caso, yo llevar una grúa móvil no tengo experiencia y casi casi
tendría que partir de cero para sacarme el carnet (es distinta una
grúa torre de una grúa móvil, que son las que montan en los camiones
grandes y les sale un brazo telescópico muy grande).

Ahora mismo estoy en plan bajón de ánimo, esperando que se me encienda
la lucecita por algún sitio….

…Esto es más caro que el azafrán. Una barra pan 3 dólares, 2 pimientos otros 3
dólares, y así todo…

i94 Dos semanas más tarde la situación de Pepe no parece haber mejorado mucho, me escribe:

” No te he escrito porque a’un no hay novedades para mi.
En cuestion de trabajo, leches.
Aki o vas de legal o no te comes una rosca.
Para ello, he tenido que apuntarme a una academia, y ahora me estan
tramitando la visa de estudiante.
Tambien estoy sacandome la white card, y acabo de pedir informacion pa
el carnet de torillo, el forklift.
Respecto a la grua, tendra que esperar. Debido fundamentalmente a mi ingles.
No entiendo nada de nada, por simple que me digan. Es un idioma tan
gutural que me es imposible pillar ni lo mas simple. Aunque si es
escrito, no tengo problemas.”

El 10 de diciembre cuando se cumple un mes de Pepe de estancia en Sydney, éste parece haber tocado fondo:

“Hola Santi, Se acabó mi sueño australiano. No he conseguido dar un
palo en el agua. Aki o vienes con inglés aprendido o no te comes un
rosco. He pateado y he respondido cientos de anuncios. Pa ná.

Ayer estuve intentando la vuelta pero esta noche tengo que confirmar
en qué vuelo de regreso me voy. Me vuelvo el día 19, D.M”

Inmigracion El mismo día le escribo yo a Pepe invitándole a que me visite y pase unos dias en mi casa. Sé que el barrio en el que ha estado hospedado en Sydney es un barrio obrero y no me gustaría que se volviese a España sin haber salido de Sydney y conocido un poco esa naturaleza que había visto en mis videos. No quiero que regrese a España simplemente con impresiones negativas. Me responde de inmediato, todavía en el mismo día:

“Dicen que la esperanza es lo último que se pierde. Y que en medio de
la desesperación y del abatimiento, uno se agarra a un clavo ardiendo,
reza también el dicho tan español y de nuestra tierra.

Justo acababa de leer esta tarde tu email, me disponía a contestarte
pero preferí no hacerlo. Mejor así. Me hubiera metido un panzón de
llorar. En su lugar, me llegué a casa de Manolo (con el que estuve
parando las primeras semanas), para que hiciera por mí una llamada
para una obra en Sydney. Y estando allí llamamos pero para nada. El
tipo solicitaba otro trabajo distinto del que yo venía desempeñando en
España.

En esas estábamos cuando me llamaron al tlf. (que ya lleva caducado
dos días y que no pienso renovar). Le pasé inmediatamente el móvil a
Manolo, que estaba allí delante. Era una muchacha española
solicitándome que mañana me pasara por su bar-restaurante a eso de las
6 de la tarde.

Te hice medio caso en tu penúltimo email y me pasé por los bares de la
zona del Club Español. Y se ve que a los días le han pasado a esta
muchacha la nota-currículo que yo les dejara, ofreciéndome, como me
dijiste, pa lo que hiciera falta y que sabía hacer tapas. Y en esas
estoy.

El bar-restaurante se llama ****, y está ****. Así que mañana voy a ver si
me tocara la lotería y me cogieran por lo menos pa ir tirando aki y
costeándome…”

Fuegos de Nochevieja Cuando un par de días más tarde me quiero enterar si a Pepe le cogieron o no en el bar me encuentro con este otro mensaje:

“hola Santi
te escribo mu contento, porque a ultima hora me ha salido trabajo
los rezos y tu ayuda han servido al final. No sé cómo me irá, pero…
bueno, ya parece que tengo un comienzo.
Y ahora mismo me acaba de llamar otro guiri (no le entendí muy bien)
interesado en mí, y que si vivía en Sydney, para comenzar cuanto
antes…”

Y en eso estamos. Creo que ya llevo un mes sin saber de Pepe. La última vez que hablé con él por telefono me comentó que tenía un trabajo como pintor, con unos chilenos, creo. Voy a escribirle ahora y hacerle saber sobre esta entrada del blog, porque aunque me dió permiso para escribir su historia, no quiero haber escrito algo que pudiese incomodarle.

No sé de él. No sé si no saber de él implica que está muy ocupado entre su trabajo y quizás sus clases de inglés, o que algo fué mal y decidió coger ese avión de regreso a España, en cuyo caso puede que le doliese hacerme saber. En cualquier caso, Pepe, cuando leas esto yo quiero expresarte mi agradecimiento por haber sabido expresarme el tuyo en todo momento: en los buenos y los malos. Por haber dado este paso de valiente.

Estés aquí o estés allá quiero que sepas que nadie como tú simboliza mejor el espíritu de este blog. No ya porque te llames Pepe (aunque casi no podía ser de otro modo), sino porque este blog nació para servir a cualquiera, pero para tocar y llegar principalmente a gente como tú, que no tienes los euros ni los dólares para irte de aventura, sino que has de apostar tu vida en la aventura. A ti, Pepe, es quien realmente quiero servir de ayuda; y ése es el gran reto de este blog, que en este mundo en el que vivimos en el que es el dinero el que te lleva más lejos y te crea las mejores oportunidades, es probablemente a gente como tú a quien menos pueda ayudar. Sólo puedo airear tus sueños y empujarte a la lucha

Un abrazo, amigo;-)

2 comments to Pepe en Australia – 1. Dios aprieta pero… ¿ahoga?

  • PUES BUENO…. SIN PALABRAS, AL VER EL SUEÑO DE MI VIDA, RESPRESENTADO EN LETRAS!! POR LO QUE A MI RESPECTA, NO PERDERÉ LA ILUSION Y LA MOTIVACION DE LLEVARLO A CABO, UN SALUDO, Y MUCHAS GRACIAS POR VUESTRA HISTORIA…

  • jaime

    Hola me gustaria que te pusieras en contacto conmigo, para ver si me pudieras hacer alguna reconmendacion para irme a Austrlia a trabajar de Gruista. Yo tengo el carnet “b” español de grua mobil autipropulsada, todos los carnets de conducir y 15 años de experiencia demostrable con gruas de gran tonelaje, controlo el Ingles y quisiea saber si fueras tan amable lo que tendria que hacer para combalidar mi carnet de grua. Un cordial saludo. Y muchisimas gracias de ante mano.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>