A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

exportación – apuntes

Australia exporta carbón Aprovecho que contesto a Tato sobre sus impresiones para exportar productos a Australia para compartir mi escasa (y antigua) experiencia al respecto

Yo vine a Australia por primera vez como turista a comienzos de 1990 por seis meses. Me llamaron la atención similares cosas que comentas sobre la alimentación, Tato. Por ello, cuando ya sabía que me venía a vivir aquí definitivamente en 1995, hice un poco de investigación sobre el tema de exportar productos españoles a Australia. Recuerdo haber acumulado un buen puñado de catálogos de productos de todo tipo de compañias de nuestra geografía. Despues, viviendo ya aquí en el campo, muy aislado de centros urbanos, decidí estudiar para hacerme profesor y todo aquello quedó en saco roto.

Las oportunidades para importar cosas a Australia existen, Tato. (Más ahora con el valor y fuerza que está tomando el dolar australiano.) Esta es la tierra de la oportunidad. Sin embargo, como cualquier otra industria, será un campo muy competitivo, no es oro todo lo que reluce. Intentaré compartir contigo Tato (y con todos) las tres o cuatro impresiones claras que yo saqué hace ya 15 años sobre este area de la expotación/importación y que pudiesen tener todavía algún valor.

Recuerdo que me ayudó mucho a orientarme los datos de un Departamento perteneciente al Ministerio de Asuntos Exteriores Español. Creo que fué la Cámara de Comercio Exterior. La de España en Australia creo que era por aquel entonces inexistente y el consulado español en Sydney hacía las labores de esta cámara. Labores que básicamente consistían en recoger información y servir como punto de encuentro para posibles acuerdos comerciales entre empresas de ambos paises. Cuando una empresa o alguien en Australia quería comprar algo de España y no sabía a quien hacerlo, pues simplemente se ponía en contacto con el consulado español en Australia y formulaba su pedido. El consulado pasaba la informacion a la Cámara de Comercio Exterior que listaba esos pedidos y los hacía públicos.

Imagino que esa información seguirá siendo pública y accesible a quien la solicite, como lo era hace 15 años. No sólo esa, tambien las estadísticas acumuladas corrrespondientes a cuáles eran los productos más importantes que se movían entre ambos paises y en qué cantidades lo hacían. Recuerdo todo aquello como información que consideré muy valiosa entonces pues significaba no comenzar de cero, sino ya saber que era lo establecido y cuales eran los productos españoles por los que había una demanda ya existente.

– Y aquí aprovecha para contestar José muy oportunamente: “Estás en lo cierto Santi. Esa información tan valiosa (como productos más demandados, estadísticas y sectores más importantes) sigue siendo pública y se puede encontrar en la web de la oficina comercial española en australia. Aquí os dejo el enlace:

http://www.oficinascomerciales.es/icex/cda/controller/pageOfecomes/0,,5280449_5282899_5283038_0_AU,00.html

Australia exporta lana Te dejo Tato, que hagas tu propia busqueda sobre estos productos y estadísticas hoy en día pero yo aún recuerdo algo de lo de entonces. El producto más solicitado de España por Australia eran unas piezas de acero en particular. Luego venía el aceite oliva, luego todo tipo de baldosas y baldosines… En el supermercado, es fácil identificar lo que viene de España, en general los aceites, aceitunas y algún producto de verduras en conserva como alcachofas y pimientos morrones. El ajo.

Recuerdo algunos pedidos peculiares en aquellas listas que miré entonces: botas de vino, una máquina para hacer churros. Recuerdo haber investigado en España los areas de calzado y cerámicas principalmente. Creo recordar que las industrias catalanas y valencianas de baldosas y baldosines estaban haciendo realmente bien vendiendo sus materiales de construcción aquí, que nuestras baldosas eran muy apreciadas. Como lo es nuestra cerámica popular, abundante por toda España (especialmente en el sur) y a un precio realmente barato. Yo, soy a aficionado a ella y poco a poco he acumulado una poquita en casa, pero claro, trayéndola conmigo viaje a viaje dentro del avion, porque ponte tú a exportar cerámica a la otra punta del planeta, a ver cuánta te llega entera. Incluso bien envuelta en una maleta, mucha se hace añicos.

Recuerdo que los precios de transporte en barco (ponle tres o cuatro meses) el alquiler de espacio por metro cuadrado en los contenedores no me parecieron caros entonces, no sé ahora.

Sospecho Tato que son las tasas, las regulaciones, la competición por la distribución (el espacio en las estanterias) y los gustos del consumidor australiano donde está la auténtica clave para el éxito o fracaso de una aventura comercial de este tipo (sospecho Tato, que no tengo ni idea).

Australia exporta vino Lo de las tasas salta a la vista con el vino. No hay más que entrar en una tienda de alcoholes y ver lo que se paga por vino aquí (hasta muy recientemente, porque antes era difícil encontrar una botella de vino por debajo de 10 dólares, ahora las hay por debajo de 3); para pensar que ahí hay negocio. Hasta que uno lee los impuestos sobre la importación de vino. Creo recordar que entonces eran más de un 50% del precio de la botella. Bueno, aun así se encuentran vinos españoles en las estanterías. Pero este sí que es un negocio donde hasta muchos de los propios vinos australianos tiene dificultad para venderse porque no consiguen hacerse sitio en las estanterías. Muy competitivo.

El aceite de oliva, tal vez nuestro producto estrella. Antes Australia no lo producía, ahora sí, pero aún no puede competir, ni de lejos, con nuestros precios. Pero, ¿podríamos competir nosotros mismos con las grandes cadenas de alimentación australianas cuyos canales de importación ya están establecidos? Te invito a mirar este breve video Tato: http://www.youtube.com/watch?v=_LqH9eKXjik No sólo invita a una reflexión sobre la ética de andar moviendo productos a la otra punta del planeta. Muestro mi lata de aceite de oliva de 4 litros, extra virgen, Carbonell, la que yo acostumbro a comprar a un precio que ronda los 18 dólares (unos 13.5 euros). No es su precio normal, es un precio reducido casi a la mitad, pero una oferta tan habitual que yo nunca llego a comprar aceite a “precio normal”, siempre en ofertas similares a esta. Y mi pregunta y el reto es, Tato: ¿hay manera de batir eso? ¿no es ese precio incluso más barato que en España?

Casi lo primero que llama la atención, Tato, en el supermercado, es eso del pan y los embutidos, creo que lo primero que te ha llamado la atención a ti. Lo del pan es de lo primero que mencionamos casi todos los españoles que pasamos por aquí: ¿Dónde está el pan? Supermercados tan grandes, con una variedad tan inmensa de todo y… ¿dónde está el pan? Supermercados establecidos como Woolworth’s sí suelen tener una sección amplia para el pan con panes de diverso tipo. Cada día, a mitad de tarde, comienzan a reducirlo todo a mitad de precio, pues se queda sin vender. Para empezar, hay muchas culturas orientales, vecinas, una buena parte de la no muy numerosa población consumidora australiana, mayormente inmigrante, para las que el pan, simplemente no existe. El arroz es su sustituto. Y luego, al mismo australiano anglosajon, sácale de los diferentes tipos de pan de molde que es su tradición y tampoco se aventura mucho más allá. Esta es la cultura de la barbacoa, no de los fritos ni de las salsas. Lo del pan “para mojar’ es simplemente muy mediterraneo. No es oro y oportunidad todo lo que reluce. Si algo saben por aquí, es consumir a lo bestia, si algo no está ahí, lo primero que hay que suponer Tato, no es que no se conozca, es que no se venda

Y ese creo que es definitivamente el caso de nuestro glorioso embutido ibérico. Busca “proscciuto” (jamón) en cualquier Coles o Woolworth’s, te costará encontrarlo, pero casi seguro que está ahí, olvidado por alguna esquina del refrigerador del deli. No se vende, apenas lo quieren. Olvídate del resto. Pregúntale a un australiano por embutido y te dirán de casi el único que se ve, el salami (salchichón) húngaro. Yo he asistido en la última década a la aparición del “chorizo”. No es muy popular pero algo se vende, el chorizo para la brasa, apenas “curado”. Y se vende por eso, por ser como otro tipo de salchicha que uno puede echar a la barbacoa.

Australia exporta oro ¿Y no se come porque no se conozca? Por aqui ya han pasado grandes grupos inmigrantes de italianos y griegos. Ya hay comunidades latinas bien establecidas. (De hecho en Sydney hay un “barrio” español con sus restaurates “de tapas” y un par de tiendas establecidas y un carnicero que hace chorizos y algun que otro embutido). No se come sencillamente porque este pais siempre ha tenido y tiene ternera y cordero para abastecer a medio planeta. Y teniendo eso, nunca se ha metido realmente a fondo con el cerdo. Lo que es más, no ha tenido guerras y miseria como tuvimos nosotros y toda esa tradicion de tener que aprovechar todo… y hacer embutidos. Apuesto a que 9 de cada 10 australianos no han probado en su vida: higado, riñones, pies, oreja, jeta, morro, callos, rabo, lengua, criadillas, callos, mollejas, sesos… Esta es una cultura que le hace ascos hasta el conejo, lo equiparan con ratas. Y sólo ahora parece que se están animando un poco con su famoso canguro, que es una de las carnes más fibrosas, deliciosas y sin grasas que yo he probado… como carne de gamo.

Para quien se quiera reir un rato con las opiniones de “El Australiano” sobre nuestras tapas, aquí dejo un clásico de mi colección particular:
http://www.youtube.com/watch?v=T1oqnsNcYVo

Con los alimentos Tato, tambien hay que estar muy al tanto de las regulaciones australianas. Como ya te diste cuenta en el mismo avión al rellenar los datos de tu tarjeta de desembarco, este es un país que por ser un continente aparte se toma muy en serio lo que se introduce en él y la cuarentena (hasta el punto de tener un programa de TV sobre aduanas). Ahora la gente ya está algo más informada al respecto, pero yo aún recuerdo mis primeros viajes de entrada a Australia no hace tanto y ver a los abuelos latinos venir de visita cargados de quesos y embutidos que acababann en las papeleras del aeropuerto, para ser incinerados. Nada que no esté hermeticamente envasado entra. Y sobre lo que entra, seguro que hay un puñado más de consideraciones.

En definitiva Tato, que yo creo que sí, que oportunidades existen. A pequeña escala, alguna yo he experimentado, quizás donde uno menos se lo espera. Por ejemplo. Yo sé de una tienda en el Madrid viejo que sólo venden alpargatas. Es una empresa familiar y las producen ellos mismos. A veces hay cola hasta para entrar en ella. Yo he comprado pares a docenas, baratísimas. Uno de los regalos favoritos para traerme. (Esto de pensar regalos para llevar de España a Australia y viceversa es una buena practica para la exportacion/importación; porque como generalmente tienes que llevar bastantes, siempre estás pensando en cosas que no sean muy caras, ni pesen mucho, ni ocupen mucho espacio, ni se rompan facilmente…) Bueno pues con las alpargatas, todo el mundo encantado. Hasta que una amiga que tiene una tienda de ropa para niños en Sydney comenzo a comprárselas por cajas a la misma tienda que les pasé yo el contacto. Se las quitaban de las manos tan pronto como llegaban a la tienda. Con los años la cosa fué a menos cuando pudo haber ido a más simplemente porque mi amiga se cansó de la frustración de pedir y pedir y que las cajas de alpargatas llegasen meses más tarde o no llegasen nunca. Imagino que la gente sigue haciendo cola para entrar en esta tienda en Madrid y ellos nunca estuvieron preparados para negociar con la otra punta del planeta.

Australia exporta marisco En este mismo barrio del Madrid de los Austrias hay tambien una tienda artesanal que te hace las botas de flamenco a la medida. Unos cuantos pares ya he traido yo para los alumnos que solía tener cuando daba clases. Una tienda de flamenco aquí vendería al precio que quisiese.

Como yo creo, una buena tienda de cuero. A mi me parece que es en los productos artesanales donde pudiesen estar las mejores oportunidades (y me alargo, y alargo con esto Tato, porque en definitiva de esto va este blog: de encontrar oportunidades en Australia). Tengo una bolsa de viaje que compre hace ya muchos años en una tienda marroquí (sí, en el mismo barrio del Madrid de los Austrias) que es de cuero y telas con colores. Esa bolsa ha recorrido el mundo. Y sé cómo la han mirado en los aeropuertos australianos. Buen trabajo de cuero como los productos baratos y llamativos que llegan de Marruecos: sandalias, bolsos… puede que vendisen bien. Artesanía elaborada en torno al mundo del caballo del que el australiano es tan aficionado: botas, alforjas, sillas…

¿Y sobre llevar a España desde Australia? Si acaso, Tato, yo miraría en torno a lo que Australia tiene que ofrecer, materias primas: carnes, pieles…

Y yo creo que por ahora ya es bastante;-)

1 comment to exportación – apuntes

  • MAnuel

    Hola,

    Me ha encantado tu articulo

    Me encantaría si me puedes dar los datos de la tienda de ropa de ninos en Sydney. Estoy buscando como loco ropa de ninos normo y bonita para comprar aquí.

    Gracias,

    Manuel

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>