A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Aprender inglés: cuestión de percepción

Ingles 1 Tarde o temprano tenía que volver a escribir sobre aprender inglés. Y lo haré en mas ocasiones, sin duda. No sólo porque la enseñanza del inglés para extranjeros es uno de mis areas de especialización como profesor de instituto (me dieron una matricula de honor en ello y trabajé para el gobierno australiano como tal; y te lo comento, aparte de para tirarme el rollo -que tambien-, con la esperanza de que te tragues más atentamente todo lo que te voy a soltar a continuación), es que tambien resulta que despues de ir acumulando ya algo de experiencia con este blog, constato que no importa si te acercas hasta este rincón internaútico porque piensas en un viaje de placer hasta las antípodas (los menos), o buscas trabajo, o emigrar y dar un vuelco a tu existencia, o eso: aprender inglés; el caso es que todos venís a daros con el dichoso inglés de narices – la necesidad de aprender el idioma.

Y no es moco de pavo, ni tarea fácil. Puesto que todos intuimos que el aprendizaje de un idioma que no es el que mamamos es una tarea de por vida. Urge saber la respuesta a preguntas tales como: ¿Cuánto inglés necesito saber? ¿Es lo que sé suficiente para lo que me propongo?… Cada maestrillo tiene su librillo y sólo tú vas a poder responderte a esas preguntas. Yo quiero poner mi granito de arena invitándote a que reflexiones sobre como tú percibes tu propio conocimiento de inglés

El aprendizaje de un idioma es uno de esos areas en los que nuestra percepción puede diferir bastante de lo que tal vez sea la realidad. Uno de esos areas en los que nuestra percepción y consecuente actitud pudiese ser nuestro peor enemigo en lugar de nuestro mejor aliado.

¿A que tipo de percepción me refiero? Aquí van algunas generalidades que observo. Que el que lo desee se dé por aludido:
1) En el caso de los latinos, lo digo rápido y claro: en general nos creemos que dominamos el inglés más de lo que en realidad lo hacemos.
2) Nos pensamos que los ingleses, australianos, etc… hablan muy rápido
3) Percepciones tales como las anteriores (y otras similares) no nos ayudan absolutamente nada a aprender inglés. Al contrario, en general parece que nos atrincheran a la defensiva y nos enredan en juicios de valor y justificaciones que bloquean nuestro proceso de aprendizaje.

differ Me explico:

“Uno” es una peculiaridad cultural. A los latinos, en general, no nos falta confianza en nosotros mismos, muchas veces nos sobra. Traducido al lenguaje: “no nos faltan las palabras”. Un latino no suele tener grandes problemas de comunicación. Normalmente cuesta más conseguir que un latino pare de hablar a que arranque. No es un chiste. Y no, no es común a todas las culturas. Hay muchas que no son así. La australiana, por ejemplo, hay mucha gente que prefiere no hablar a no ser que tenga una buena razón para hacerlo. El caso opuesto a nuestra cultura tal vez pudiese ser Japón, donde muchos japoneses han estudiado inglés a diario desde niños en las “jukus” (academias privadas donde se sigue estudiando despues del horario de escuela) y conocen la gramática inglesa mejor que cualquier anglosajón…. pero muchos son incapaces de abrir la boca y ni siquiera decir “Hello”. Tambien tiene mucho que ver con su caracter cultural y la supresión de la expresión individual.

A lo que voy, cuando un latino que estudió algo de inglés en el colegio, que sabe decir diez expresiones coloquiales en inglés… (si realmente las contase, porque sin hacerlo nunca, esas diez expresiones reales pasan a convertirse en nuestra percepción a un nivel “básico” de inglés, quizás incluso suficiente para “hacerse entender”) se encuentra finalmente en una situación en la que su propia percepción es finalmente contrastada con la realidad… pues pasa lo que pasa: frustración y decepción en muchos casos. Y dependiendo de nuestra educación, nuestro talante, nuestra actitud… y el tiempo que hayamos estado alimentándonos a nosotros mismos con esa mentira de que sabíamos lo que no sabemos y eramos quienes no somos, pues uno va a tener oportunidad de reaccionar y corregir, o va a poner a pegarse contra “la Perfida Albión”: no es nuestro conocimiento del lenguaje (o la falta de él), es algo malo que hay en ellos.

“Dos” es una peculiaridad social, relacionada con la experiencia de cada uno. Para un latino, un anglosajón habla tan rápido como para un anglosajón lo pueda hacer un latino. Si contase 40 veces que yo me haya visto expuesto a intercambios de idiomas entre distintas culturas, nunca he dejado de escuchar la impresión de unos expresando qué rápido hablan los otros. A cualquier persona aprendiendo un idioma le parece que el nativo lo habla muy rápido. Tan rápido como a cualquier persona que esté aprendiendo a conducir un coche o jugar al tenis le parecería que los otros pilotan y juegan si se metiese en una carrera de Formula I o Roland Garros.

No pasa nada, es así. Aún es una buena oportunidad para aprender sentarse en la grada de Roland Garros o del circuito de Jerez e ir aprendiendo detalles de cómo se juega al tenis o cómo se conduce, para luego practicarlos. Perderíamos el tiempo si en lugar de sentarse y mirar nos dedicásemos a juzgar y criticar que los otros conducen y juegan muy rápido. Sin embargo, qué poco nos cuesta hacer eso con el lenguaje: ponerse a sugerir que algo falla ahí fuera. Sentarse en la grada a mirar, con el idioma, viene a ser principalmente abrir nuestros oidos y escuchar. ESCUCHAR. ¡Qué poquito lo hacemos!

Lips “Tres”. Utilizo “dos” para enganchar con el tercer punto: el de nuestra percepción “traicionándonos”. Nuestra pronunciación natural difiere bastante de la del inglés (no importa qué acento inglés, que tampoco hay que escudarse tras eso; el inglés de un australiano o un canadiense, difiere tanto como el español de un colombiano y un murciano, pero no deja de ser la misma lengua). No son ya sólo los distintos fonemas, la variedad de sonidos vocálicos en inglés… tambien es que mientras el castellano es un lenguaje silábico, el inglés no lo es (o en otras palabras: en castellano tendemos a acentuar más dentro de cada palabra, produciendo un efecto de “stacatto”, como si disparásemos balas con una metralleta, mientras que en inglés suele haber un acento más fuerte en un lugar de la frase y como que el resto de la frase se columpia de ahí, se desliza desde ese punto álguido de la montaña hacia abajo).

A lo que voy. La fonética, la pronunciación… es uno de los puntos en los que inglés y español más se alejan, de menos encuentro. Consecuéntemente es uno de los areas que más trabajo necesitan por nuestra parte, donde más cuidadosos hemos de ser y más esfuerzo hemos de poner. Bueno, pues al contrario. Lamento decir que por lo que percibo, que por aquí patinamos seriamente. Y lo que es peor, por aquí perdemos mucho de lo ganamos por otro lado.

Lo observé en Tato recientemente cuando pasó unos días conmigo y en sus amigos cuando vi sus peliculillas. Unos chavales que en principio ya tienen un nivel de inglés supuestamente aceptable. Que probablemente lo estudiaron en el colegio, que lo han estudiado aquí durante unos meses, con un conocimiento ya sólido de bastante gramática, capaces de construir una frase relativamente elaborada con cuatro o cinco palabras “conectoras”… pero a los que en bastantes ocasiones no se les puede entender porque precisamente la única palabra que lleva contenido, la palabra clave, tiene un único (pero grave) error de pronunciación que convierte esa palabra (y la frase) en totalmente irreconocible para el oyente nativo. Una pena, porque puedes ver como el latino conoce esa palabra o frase bien, como la ha leido cien veces y la tiene claramente escrita en su mente. Pero al pronunciarla, como da la casualidad de que la parte más hablada y común del inglés son las palabras breves con raices germánicas, basta el no reconocer un sonido, el no haberle prestado atención nunca, el no haberlo intentado practicar… para de pronto no ser entendido. Ni esa palabra, ni cientos de otras que llevan el mismo sonido. Cualquiera puede imaginar que uno puede saber decir muy bien, por ejemplo: “Can I have a bit of…” (¿Puedo coger/tomar un poco de…?) que como no se sepa pronunciar la palabra clave que viene detrás, pues no te vas a hacer entender.

phonetic_alphabet1 Hay errores de apreciación detrás de que percibamos así. Hay un error, por ejemplo, en creer que sabemos aquello cuya información asimilamos. No necesariamente. Uno puede asimilar los ingredientes y proceso de una receta de cocina y no necesariamente saber cocinar el plato. Hay que hacerlo para ello. Asi nos pasa a nosotros con palabras que simplemente leemos y memorizamos. Las pronunciamos como queremos y creemos que las sabemos. Nos las entiende otro “extranjero” que comete parecido error de pronunciacion y creemos que funcionarán allá, en su contexto “natural”, no necesariamente. Igualmente, el propósito de aprender esa receta de cocina es cocinar el plato y comérselo. Todo el aprendizaje como que no vale de nada si alguien no acaba comíendose ese plato. El valor no está en la receta sino en la comida. Pues igual: aprender un idioma es un ejercicio inútil si no se usa. Es el uso del idioma en si lo que evalua nuestro conocimiento. Y sí, ese uso puede ser el escribir cartas, mensajes, documentos… pero para el 90% de quienes pasais por aquí, ese uso va a ser principalmente el habla. Necesitais poder hablar el idioma… y entenderlo al escucharlo.

Asi que resumiendo, hermanos/as latinos, ¿realmente quereis dominar el inglés? Menos abrir la boca y más afinar el oido. Menos hablar y más escuchar. Ya tenemos demasiado “yo, yo yo…” cuando comunicamos en castellano, como para intentar imponer lo mismo comunicando en inglés. Especialmente si no van a entender lo que decimos. Hacedme caso u os pasará lo que a mí cuando llegué a este país: que acababa las fiestas jugando con los niños o con los perros. La pronunciación inglesa no es tan difícil. Se ven cosas raras, sí, pero tienen reglas muy definidas. Simplemente los sonidos finales de las palabras son muy específicos. Observar que hay grupos de letras que se repiten y se corresponden a sonidos muy determinados. Poner especial atención a esos sonidos, aprender a replicarlos, y de pronto sentireis como todas esas horas de estudio son recompensadas y cobran sentido. Recordar, el producto final de vuestro aprendizaje no son los libros, sino el habla. Ahí han de enfocarse vuestros esfuerzos: película que no veis en versión original y veis doblada, oportunidad de aprender que perdeis; todas esas horas conduciendo en el coche pueden ser valiosísimas si simplemente estais escuchando CDs de pronunciación inglesa, el MP3 player con el pinganillo cuando estais paseando o haciendo un trabajo mecánico… Una sola rutina bien implementada, una sola actividad de escucha que realizases asiduamente…, puede, a largo plazo, marcar la diferencia entre que llegues a un pais y te hagas entender o no, entre sensación de seguridad o frustracion, entre una actitud de aprendizaje positiva o que acabes odiando a toda una sociedad. Es sólo cuestion de percepción.

5 comments to Aprender inglés: cuestión de percepción

  • Hola, Santi:
    me encanta tu blog.
    Me gustaría conocer tu opinión sobre la enseñanza en Australia del inglés a extranjeros, a personas cuya lengua materna es el castellano o cualquier variedad del español.
    Tengo dos niñas, una de diez y otra de dos años. No hablan inglés. ¿Has tenido experiencia como profesor de niños emigrantes? Tengo entendido que la mitad de la población australiana es emigrante o sus padres lo son. ¿Hay algún tipo de recurso estatal, escuela o estudios complementarios -por ejemplo- enfocados a que los niños recién llegados a Australia aprendan el inglés?
    Gracias
    Pablo

  • santi

    Te respondo primero Pablo a tu comentario por otro lado. No te escribo el correo de mi compagnera aqui por respetar su privacidad pero ella me esta diciendo ahora mismo que si, que te escribira y te lo hara saber, que eres bienvenido a preguntarla sobre arquitectura.

    Creo que es hasta la mitad de la poblacion australiana que en casa habla un idioma que no es ingles. La poblacion aqui es realmente multicultural. Hay una gran variedad de cursos de ingles (para diferentes objetivos especificos) y ayudas de todo tipo para aprender. Lo unico, a pesar de que precisamente una de mis especialidades es TESOL (Teaching English to Speakers of Other Languages), es que yo estoy muy poco enterado.

    Creo que cualquier extranjero que llegue a este pais con permiso de residencia tiene ya aseguradas 510 horas de ensegnanza gratuita de ingles. Hay cursos de ingles para extranjeros en practicamente todos los colegios TAFE de ensegnanza. Unos colegios de formacion profesional que estan por todas partes. Son cursos muy baratos o incluso puede que gratuitos (Asi comence yo a aprender ingles y ese fue mi caso, el de la gratuidad: llegue con permiso de residencia permanente, eso me dio derecho al paro y al estar parado, eso me permitio estudiar gratis. Aunque ya no es el caso. Un recien llegado ahora no dispone del 100% de ayudas estatales inmediatamente como antes. En el caso del paro hay que esperar dos agnos. O trabajar, por supuesto)

    Hay programas de intercambio de estudiantes de chavales que vienen y se matriculan en colegios normales, los institutos, solo para aprender ingles, pero esos ya son adolescentes. En el caso de nignas de tu edad haber, habra, algo habra, seguro, pero siempre va a depender de donde vayas a parar. Haya donde la poblacion sea mayor mas posibilidades de servicios. E incluso dentro de las grandes ciudades, un barrio que este creciendo con mucha poblacion etnica de una determinada nacionalidad probable que tenga unos servicios de aprendizaje de ingles mas accesibles que otra.

    No te se informar. Si encuentras algo mas especifico, compartelo aqui, gracias

  • Pablo

    Hola, Santi:
    gracias por tu respuesta, de corazón, y por el tiempo que nos dedicas a tus seguidores del blog.
    Ya recibí tu mensaje también y estaré encantado de escribir a tu amable compañera y compartir y departir sobre arquitectura.
    Un abrazo con mucho cariño a ambos
    Pablo

  • Sergi

    Hola Santi;

    Llevaba días queriéndome sentar a repasarme bien tu blog, y, en fin, qué menos que decir que buen trabajo.
    De un tiempo para aquí que ando refrescándome el inglés que ya sabía, y aprendiendo todo lo que pueda, enfocándome principalmente en la pronunciación, hablar y entender, que es lo que más me urge, si quiero llevar a buen puerto mi aventura Australiana. Al hilo de lo que escribes, es cierto, no es fácil aprender una lengua germánica para un latino, y creo que el no prestar atención a la pronunciación es una reminiscencia de la mala cultura por aprender otros idiomas que hemos tenido en España, y quizá seguimos teniendo.
    Aprovecho de nuevo para agradecerte tu labor aquí, que de seguro es más valiosa de lo que puedas imaginar, para muchos de los que estamos haciendo un pensamiento “moving to Australia”, y que damos con tu blóg. ¡Ánimo, que no cae en saco roto!

  • charlie

    En primer lugar, felicidades por el blog.
    Quisiera hacerte una consulta muy concreta:
    ¿Qué nivel consideras aceptable o exigible para poder llegar a Australia y conseguir un empleo?. ¿Un “First” es buena base de partida para llegar allí y buscarse la vida?
    Muchas gracias de antemano

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>