A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Una catalana valiente – 3 Alojamiento alternativo

Melb. home Acabo de dudar si titular esta última entrada sobre Mariona tal como lo he hecho o “El Valor de Los Amigos”. Porque el camino de Mariona, sin dejar de ser el suyo propio, parece ir marcado por las señales que dicen eso de “un amigo de un amigo…”. Así ciertamente la conocí yo y aterrizó en esta casa, así aterrizo en Melbourne y así creo que sigue. Mariona parece estar convirtiendo el reto del alojamiento, uno los gastos más considerables en cualquier aventura, especialmente cuando uno se mete en la ciudad, en un juego de niños. De hecho, ahora me estoy preguntando cuánto ha sido lo más que Mariona se ha gastado en alojamiento en Australia y no me extrañaría si por ahora fuesen los 25 o 35 dolares que le costase pasar cada noche en la habitacion compartida del centro de mochileros de Byron Bay.

Si quereis seguir las peripecias de Mariona desde el principio, la catalana que desde donde yo vivo, en dos meses y medio, ya se hizo 2000 kms hacia el norte y voló 3500 hacia el sur, podeis comenzar y acceder a su blog desde aquí: http://conoceaustralia.com/?p=1038 Su llegada a Melbourne e impresiones puedes leerlas aquí: http://conoceaustralia.com/?p=1137 Y si quieres saber de ella ahora o a qué me refiero con “alojamiento alternativo” continúa leyendo

Bueno, no tanto “ahora” pues hace ya casi dos semanas que no comunico con ella. En la última comunicación, poco despues de su llegada a Melbourne, me hablaba de sus estudiantes de español. Le había salido un estudiante antes incluso de llegar a Melbourne: “por un amigo, de un amigo…” Igual que a la casa de quien había llegado. La última vez que hablamos, ella ya me contaba de sus seis estudiantes, no sé cuantos tendrá ahora. Conociendo un poco a Mariona, sé que se estará tomando muy en serio la preparación de sus clases y que va a asegurarse de intentar propocionar buen valor por lo que la estén pagando. Si seguirá creciendo con ello o se cansará de ello y busque por otro lado no lo sé, pero lo reseñable para este blog es mencionar que yo no recuerdo que Mariona tuviese “clases de español” como ninguna prioridad en su agenda para cuando llegase a la ciudad. Habrá sido una serie de circunstancias, el boca a boca que pueda haber recompensado el propio esfuerzo de Mariona con sus clases… lo que quiero resaltar es la sensación de oportunidad. Puede que Mariona, hace poco más de un mes, para nada se imaginase que iba a estar pagándose su existencia australiana como profesora de español.

Mariona salió del salón y del sofa en casa de su colega catalán, para dar con sus huesos y su aventurera humanidad en casa de un amigo, de un amigo… Alguien que paga renta antigua, tiene una habitación libre durante este mes… Total, creo que me dijo que son 200 dolares lo que paga por el mes.

mel. casa Sobre lo que realmente quiero escribir es sobre su alojamiento para el próximo mes. Alguien se va de viaje, tiene creo que peces y pajaros y Mariona se quedará con toda la casa para ella sola, cuidando de los animalitos. No sé si un mes o más tiempo. Casa propia en Melbourne, totalmente gratis. ¿Un golpe de suerte? Indudablemente. Pero que me recuerda que yo mismo voy a ir a pasar varias semanas en España durante julio y agosto y durante ese tiempo voy a dejar a una señora metida en mi casa. ¿Gratis? No, gratis no, encima la voy a pagar 100 dolares semanales. Todo por que me cuide al perro. Por no meter nuestro querido animal en una perrera durante tanto tiempo. Lo que además nos saldría más caro que pagar a la señora por permanecer en nuestra casa.

Por algun sitio tiene que haber una website sobre esto. O alguien debería de crearla. La mujer que tendremos nosotros en casa, tiene unos 60 años y no tiene casa propia, vive cuidando casas. Hace unos años, cuando mi mujer y yo viajamos juntos a España, fué lo mismo, tuvimos que buscar a una señora mayor a la que tuvimos que reservar casi con un año de antelación, pues no le faltaban ofertas. Tampoco tenía casa propia, llevaba decadas viviendo en casas de gente que viajaba: cuidando los animales o simplemente regando las plantas.

Las casas australianas no suelen ser “pisitos” a los que echarles el cerrojo, volver dos meses más tarde, quitarles el polvo y tenerlos como estaban. Son casas grandes, con jardines, con animales de compañia, con muchos detalles que necesitan atención y gastos. Y los australianos viajan mucho y nos gastamos pequeñas fortunas en la atención de nuestros animales domésticos. Y para el cuidado de una casa y los animales, ya se sabe, uno prefiere el sexo femenino… Mariona habrá tenido la suerte que ella misma se habrá buscado por el cuidado de sus contactos y por el “un amigo, de un amigo…”, pero ella no ha hecho más que darse de bruces con una realidad de la sociedad australiana. Espero que le saque el mayor partido posible a ello;-)

1 comment to Una catalana valiente – 3 Alojamiento alternativo

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>